jueves, 27 de agosto de 2009

Documento Nº 34

Documento No. 34



VENTA ENFITÉUTICA, DON IDELFONSO MORA, DON MANUEL GARCÍA Y DON ALFONSO CUYUCHE A PAVOR DEL SEÑOR CURA DON JOSÉ FULGENCIO SEIJAS.

En la ciudad de Trujillo del Perú a los 11 días del mes de agosto de 1860 años. Ante mi el escribano público y de hi­potecas y testigos que se expresarán, parecieron por minu­ta(...).

MINUTA.- Sírvase Ud. poner en su registro de escrituras públicas una de arrendamiento enfitéutico de unos terrenos de nuestra propiedad, que la Agencia Municipal de este pueblo a nombre de su comunidad por quien representa, hace el presbítero don José Fulgencio Seijas, cura propio de esta doctrina de Mansiche a quien sus veces y acciones representa, bajo las siguientes condiciones:

1.- Es condición que el referido contrato enfitéusis, comenzará a correr por el término de 50 años improrroga­bles, en cuyo tiempo más, podrá perturbarlo ni perju­dicarlo en manera alguna.

2.- Que dicho terreno, materia de este contrato, sita al lado de la alameda que gira de la ciudad a Mansiche , con el nombre antiguo de LA PAMPA PURINUÑE , por el que pagará dicho señor cura Séijas, seis pesos de arriendo anuales y nada más; pues son terrenos de solo grama e incultivables.

3.- Es condición que dicho señor cura no podrá pasar de los linderos señalados a saber: Por la parte hacia Trujillo es el lindero antiguo del pueblo contiguo a las tierras y casa que hoy posee don Camilo Alvarado; por el lado de la alameda linda con la primera acequia de este a topar con el puquio de dicha alameda , todos terrenos de Mansiche, vuelve sobre la izquierda al bebedero antiguo que es del común y no se arrienda, de donde da vuelta a tocar en la línea de la cordillera al lado de la expresada pampa de PURINUÑE; de modo que dejando libre el camino para la salina, vuelve sobre la derecha hasta topar con el antiguo camino de carretas, de allí vuelve sobre la izquierda con la mira para Trujillo por una cordillera y zanjas a topar en su primer lindero.
.
Es condición que todas las aguas naturales que vierten de estos terrenos, y se reúnen en el puquio ante dicho, tocan y pertenecen al señor cura Seijas, como arrendador suyo, de suerte que recurridas con las de­más que salen del puquio grande le sirvan para el cultivo de otros terrenos que compro al finado don Esta­nislao Machi, cuya adjudicación de aguas le será per­petua y valedera. Sirvase también agregar las demás cláusulas de estilo.

Mansiche, Agosto 1 de 1860

IDELFONSO MORA
.
MANUEL GARCÍA

JOSÉ FULGENCIO SEIJAS
.
ANTE MI JUAN DE LA CRUZ ORTEGA

Juan de la Cruz Ortega. Esc. Púb. 1860. Leg. 615. Fol.115 ARLL